banner

domingo, 30 de junio de 2013



1 millón de niños índigo, mensajeros de la luz, se reúnen para entonar un cántico por un nuevo mundo, el 11 de diciembre de 2010, en el templo de Dhammakaya (Tailandia) asumieron el compromiso de ser líderes virtuosos, un acontecimiento histórico cuyo objetivo principal es cultivar un sentido profundo del bien e inculcar en las mentes de la juventud del mundo un conocimiento de valores morales intemporales para dirigirlos y preservarlos en sus vidas. Estos hábitos basados en enseñanzas éticas y morales sólidas, generan automáticamente buenos pensamientos, buenos discursos y buenas acciones, no solo a nivel individual sino para toda la sociedad mundial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario